lunes, 25 de enero de 2010

Delirios de una lechera, que queria ser princesa.

Quiero escaparme contigo. Y como destino... ¿Qué te parece Muy, Muy Lejano? Nadie nos encontrará allí y podremos vivir como siempre hemos querido. Con nuestros ahorros podriamos comprar un modesto palacio de piedra y vivir en él. Seguro que enseguida nos habituamos al frio marmol de las paredes y escaleras. Me regalarás un gato, ¿verdad? Sabes que mi sueño siempre ha sido tener un pequeño gatito llamado Moliere. Y, ¿qué te parecen un par de caballos y un perro? En las cocheras habrá sitio suficiente para todos, ¿no? De todas formas, ya estoy empezando a desvariar y siempre me acaba pasando como a la lechera en su cuento. En realidad lo único que pido es poder subir a lo más alto de la más alta torre y ver como se pone el sol, mientras tu te me acercas sigilosamente por detrás y me abrazas, susurrandome al oido lo mucho que me quieres y cuanto me necesitas a tu lado.

3 comentarios:

Damatista dijo...

Que bonita esa visión del abrazo mientras ves como se pone el sol. :)

Dara Scully dijo...

A veces los destinos cercanos son los más escondidos.



un miau
con gafas
gigantes

Jime dijo...

Todas, todas son princesas ya verás como esta lechera termina teniendo suerte y eso del abrazo mientras se pone el sol sucederá todos los días :)
Besitos!

Publicar un comentario

¿Tienes algo nuevo que contarle a la Chica Cotilleo?