lunes, 8 de febrero de 2010

Demasiado simple como para terminar.

Miraba al frente con ojos ausentes. Su pelo iba arreglado convenientemente para la ocasión- ondulado y pegado a la cara, resaltando su tono dorado con unas horquillas- y llevaba el mejor vestido que la habian podido confeccionar con el dinero de su abuela. Por la ventanilla de cristales tintados se podía ver la cuidad activa y recién levantada. El coche se paró en un cruce de calles y miró por la ventana. Junto al pavimento había un chico joven, vestido de una manera humilde y con mirada sonriente. Tenía el pelo oscuro y algunos mechones asomaban por debajo de su gorra de pana. Ella se moría de ganas por bajar e irse con él, lejos, donde nadie más pudiera encontrarlos. Le sonrió, aunque sabía que él no la había visto y el coche continuó su camino. Tras diez minutos de baches y carreteras llenas de pedruscos llegaron al cementerio, donde les esperaba la comitiva funebre. El conductor cerró la puerta detrás de ella y continuó su camino. Sophie miró al cielo, esperando que alguna fuerza mistica le diera las fuerzas que necesitaba, pero no hayó respuesta alguna. Andubo hasta una de las calles, en la que había un pequeño panteon perteneciente a su familia. Muy pocas personas se habian congregado para decir adios al amor de su vida, a su madre y a sus dos hermanas. Ahora era huerfana, solo tenía a sus criados- a todos menos a él- y tendría que aprender a valerselas por si misma desde ese mismo día. El chico que antes había visto desde el coche, se acercó a ella por detrás y posó la mano en su hombro. Se dió la vuelta nada más notar el contacto y le abrazó fuertemente, poniendose a llorar sobre su hombro.
-Lo siento mucho, señorita Sophie.
-No es momento para formalidades Thomas.
-Le echas de menos, ¿no?
-Mucho.
-¿Puedo hacer algo?
-Lo dudo.
-Pero sabes desde siempre lo que yo...
-Tom, por favor, no es el momento.
-¡Lo sé! ¡Se que no es el momento! Pero me da la impresión de que si dejo escapar esta oportunidad no tendré ninguna más. Desde siempre he sentido una especial admiración hacía tí, Sophie, incluso antes de que mi hermano y tu... ya sabes. Necesitaba decirtelo hoy. Mañana a primera hora me voy de la cuidad. Lo siento, de verdad.
Se separó de él intentando mantener la compostura.
-Eres un egoista.
-Yo... solo quiero lo mejor para ti.
-Ya veo, por eso me dejas sola, a mi suerte, ahora que sabes que es cuando más necesito la ayuda de mis amigos.
-¡Ese es el problema, Sophie! Somos amigos, yo no puedo más con esta situación, tengo que irme ahora.
-Pues vete, no quiero volver a saber nada de ti. No vuelvas a hacerme daño, por favor.
-Yo no queria que esto acabara así.
-Una pena. Ahora vete.
-Sophie...
-¡Dejame sola!
Retiró la mano que iba a tenderla y se dio la vuelta con mirada triste y desolada. Sophie entró en el panteon sin mediar más palabra y se sentó en el frio marmol de piedra sin importale lo mucho que se iba a arrugar su único vestido de luto. Horas después su conductor fue a buscarla y le ordenó que se fuera, alegando que quería estar sola. Pasó la noche en vela acurrucada en la tumba de su madre. Cuando el cielo empezaba a clarear la verja de el panteón se abrió ruidosamente. Se despertó y se puso en guardia, por si eran asaltantes. Vió entrar a un chico joven, de su misma edad, con vestimenta humilde, la misma que la última vez que le había visto y sonrió levemente.
-Tu tren ya debe de haberse ido.
-Me da igual.
-¿A qué viene ese cambio?
-Tengo que estar contigo.
La abrazó y Sophie empezó a llorar. Y así vieron al cielo amanecer, acurrucados, sin necesidad de pensar en la nueva vida que se les echaba encima.

2 comentarios:

Jime dijo...

Qué triste, al comienzo pensé que el que habia muerto era el hermano y ella era una niña rica, de esa que siempre se rumorea! Me encanto!

José dijo...

Enhorabuena por tu blog. Algunos de sus textos hacen "aflorar" sentimientos que uno , tal vez, tenía olvidados...

Además, te recuerdo que en filolaberinto ya tienes una entrada sobre el destino, como pediste. Un saludo.

Publicar un comentario

¿Tienes algo nuevo que contarle a la Chica Cotilleo?