domingo, 2 de agosto de 2009

Y los sueños, sueños son.

Todas las noches soñamos. Aunque no lo recordemos, todos los dias nuestra mente trabaja también por la noche, creandonos en la cabeza imagenes, situaciones e incluso dialogos que nunca existieron. Una vez me contaron que solo recuerdas lo que has soñado cuando tu sueño es interrumpido a la mitad. Si el sueño termina, al despertarte nunca te acordarás de él. En este caso, me acuerdo perfectamente de lo que he soñado esta noche. Y se antojaba tan real que me da miedo.
Pasó su brazo por detrás de mis hombros y se fue acercando poco a poco. Nuestros labios se encontraban peligrosamente cerca, yo le respiraba a él y él me respiraba a mi. A cada respiración me dolía más el pecho. Estaba ansiosa por besarle. Tenía tantas ganas...
Mi madre me despertó a rato, pero aun podía sentirle a mi lado tan cerca de mi que me daba escalofrios. Al parecer, si antes de dormirte piensas en algo que te obsesiona, acabas soñando con ello. Yo no podía alejar de mi cabeza esos malditos celos que tantas cosas acaban estropeando. Mi forma de ser es así, y por mucho que intente cambiar, eso es algo que tendré siempre conmigo. El sueño fue bonito, mientras duró claro. Despertó en mi unos sentimientos que creía muertos desde hace algún tiempo. Me da miedo volver a sentir todo eso. Pero de momento estoy tranquila. Porque la vida es sueño y los sueños, sueños son.

1 comentarios:

Las historias de C.L~ dijo...

Hermoso.
Los sueños... lamentablemente, casi nunca los recuerdo... me encanta cuando te despiertas conciente de lo que has soñado y al volver a dormir, sigues la continuación del sueño anterior.. o puede que sea una vil ilusion xD
Es verdad, los sueños son solo sueños, pero siempre e creido que tienen algo de verdad "oculta".
Un abrazo, te leo :)

Publicar un comentario

¿Tienes algo nuevo que contarle a la Chica Cotilleo?