martes, 8 de septiembre de 2009

Inquilinos pasajeros del corazón.

-¡Pom, pom!
-¿Si? Adelante.
-Buenas tardes, venía a instalarme aqui.
-Oh, ya ha llegado, bienvenido. ¿Desearía usted que se lo enseñe?
-Por supuesto.
-Acompañeme, por favor.
-Bien, veo que es espacioso. Su dueña debe ser buena persona, el corazón es enorme. Ahí podria instalar la cocina. Y por allí hay buena iluminación, quizá estaria bien una habitación de estudio.
-Lo siento, pero esa zona está ocupada.
-Como... ¿Ocupada?
-Si, esa parte del corazón corresponde al primer amor. No puede usted ni acercarse.
-Pues vaya, a mi nadie me habló de compartir residencia.
-Lo siento, pero esa zona es inviable. No puede ser traspasada por nadie.
-Pues entonces me voy. ¡Con la cantidad de corazones que hay, voy a estar yo compartiendo!
-Lo siento mucho, señor.
-Ya, ya.
Suspiró. Ya era el tercero que se iba por lo mismo.

2 comentarios:

Dara Scully dijo...

Pues peor para la casera, que es la que sale perdiendo.


¡miau
de
palomitas!

Crisis. dijo...

el problema no es cuando ocupan un trocito pequeño... aiiiiss.
un beso!

Publicar un comentario

¿Tienes algo nuevo que contarle a la Chica Cotilleo?