viernes, 2 de octubre de 2009

El destino por amistad.

Marie es una de las personas que mejor conocen a Beatrice. Marie tiene el pelo rubio y la piel pálida, tirando a rosada. Llevan juntas todos los años de su vida, porque nacieron juntas. Si, si, y no son hermanas. Marie es una de las mejores amigas para siempre de Beatrice y aun así es como si fuera parte de su familia. Sus madres coincidieron en el mismo hospital y a partir de ahí fueron inseparables compañeras de juegos a mediodia en el parque de al lado de su casa. A los tres años coincidieron en el mismo colegio. Cuando tenian seis, sus madres cambiaron de hospital para tener a sus hermanos y volvieron a coincidir. Es raro. A Beatrice nunca le ha gustado la palabra destino, pero esque, aquí, es inevitable usarla. Tiene que ser el destino. Fueron mejores amigas toda la vida, hasta que Marie conoció a chicas más guays y se separó de la pequeña Beatrice. Pero dos años después retomaron la amistad exactamente por donde la habían dejado, o incluso con más fuerza. Ahora no se separan ni un momento y cuando pasan un fin de semana sin verse, ya se echan de menos. Marie está harta de Beatrice, dice que la tiene hasta en la sopa. Pero en el fondo, es su niña y nunca se cansará de ella (aunque Beatrice puede llegar a ser bastante pesada.) Ambas saben que vivirán juntas siempre y que una será la dama de honor de la otra cuando se case. Porque, claro, son como hermanas.



Beatrice quiere con locura a Marie.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Serás amor leñe

Ninfa Poética dijo...

ES EL DESTINOOOOOOO


perdón, tenía que hacerlo xD

Publicar un comentario

¿Tienes algo nuevo que contarle a la Chica Cotilleo?