viernes, 2 de octubre de 2009

La sonrisa del desenfreno.

Me apreté el ceñido corsé negro y suspiré alisandome la minifalda. Necesitaba algo más. Emoción, aventura, diversión sin límites. Esa sensación que hace que la garganta sepa a hielo y los ojos se te abran como platos. Y que esa sonrisa tímida asome de mis carnosos labios, la sonrisa del desenfreno. Miré al chico que estaba sentado a mi lado y resoplé de aburrimiento. Me levanté sin hacerle ningún caso y me fuí, dejandole perplejo y en el sitio. Necesitaba emociones fuertes.
En la puerta del bar, apoyado junto a una columna negra, había un chico al que conocía de vista. Conflictivo, por encima de todos, sabía como encontrar problemas donde no los había. Pestañeé un par de veces y capté su atención. Iba ataviado con un abrigo negro hasta los pies y una bufanda del mismo color. Mis medias rotas y mi atuendo denotaban la necesidad por mi parte de llamar la atención. Su pelo era del color del cabón y su piel, pálida, destacaba por encima de todo. Descaradamente, me acerqué mucho a él y le acaricié la barbilla con el dedo indice. Con una sonrisa divertida, me agarró por la cintura y me condujo hacía la salida, donde nos esperaba su gigantesca moto.

1 comentarios:

Hollie A. Deschanel dijo...

Y después un montón de kilómetros pisados por las ruedas de la moto.

Un muás!

Publicar un comentario

¿Tienes algo nuevo que contarle a la Chica Cotilleo?